• Landry Powell posted an update 1 month, 1 week ago

    La sensación de limpieza, es algo que a todos nos atrae, siendo el blanco, un color preferido, para lucir en calzados, por esa sensación de pureza, limpieza y una agradable apariencia al caminar.

    Sin embargo, cuando las zapatillas son blancas, suelen ser muy difíciles de mantener y muchos no saben qué hacer, para mantener el color del primer día. Y la gente exigente, prefiere buscar una zapatillas recicladas que mantenga siempre el brillo y la impresión de un blanco limpio.

    Existen zapatillas blancas que según sus características, necesitan suficiente cuidado y mantenimiento, cómo:

    Zapatillas blancas de piel

    Cuando estas, no están muy sucias, es suficiente con pasar un paño húmedo. Y, si son una marca de zapatilla reconocida, es recomendable utilizar materiales de algodón o esponja, con jabón neutro, para frotar con delicadeza, usando al final, un betún blanco o transparente, para hidratarlas bien, haciendo que el cuero quede lustroso y como nuevo.

    Zapatillas blancas de lona

    En este caso los pasos son sencillos, según su concentración de suciedad. Con solo utilizar agua y jabón para lavar todo el conjunto, incluyendo cordones, plantillas y dejar secar al sol, puede servir para blanquearlas. Sin embargo, a veces, no es suficiente, este proceso, para quitarles la sociedad.

    Limpieza ecológica

    Algunos trucos que pueden ser convenientes y seguros, para blanquear las zapatillas de manera ecológica:

    ● Sal gruesa y jabón

    Con esta técnica, se necesita 150 gramos de sal gruesa, dos cucharadas de jabón o detergente y un cepillo, para sacar el exceso de suciedad interno y externo. Con un poco de la sal gruesa en todo el calzado, dejando actuar por una hora, se enjuaga luego con agua fría y el detergente habitual. Se aplica el mismo procedimiento a las plantillas y se deja secar al sol.

    ● Sal y leche

    Muchas personas recomiendan esta mezcla para obtener una solución blanqueadora, en especial en las zapatillas de tela. Se necesita mezclar en un envase, un litro de leche, medio litro de agua, una taza y media de sal gruesa, jabón o detergente opcional, sé dejando en remojo las zapatillas durante 3 horas, para luego cepillar y enjuagar con agua y jabón.

    ● Pasta de dientes

    Está fórmula, es recomendada, para aplicar en materiales sintéticos, como plástico o semi-cuero, o en las gomas de la suela. Con un cepillo de dientes, pasta dental blanca y un paño húmedo. Se humedece cepillo de dientes, agregando una buena cantidad de pasta y frotarlas sobre las áreas del zapato y dejar actuar unos segundos, se limpia con el paño húmedo.

    ● Bicarbonato de sodio y vinagre

    Está combinación es una de las más recomendables como blanqueadores caseros, ya que, la mezcla de ambos ingredientes, contienen propiedades antibacterianas, que al entrar en los tejidos del calzado, ayudan a combatir hongos, que causan mal olor de los pies. Con un cepillo, una taza de vinagre blanco, seis cucharas de bicarbonato de sodio, en un recipiente, se colocan las zapatillas y en unos 30 minutos; al dejar que la mezcla actúe sobre el material, frotando luego con un cepillo y enjuagar, se logran resultados maravillosos.

    ● Amoníaco

    Para esta técnica de limpieza, se necesita un cepillo, 2 litros de agua tibia, una cucharadita de amoníaco, una cucharadita de lavaplatos. Después de limpiar las zapatillas del polvo y la suciedad acumulada, sumerge los zapatos durante una hora, en un recipiente que contiene una cucharadita de amoníaco diluida en el agua, jabón de lavaplatos y si deseas bicarbonato de sodio, enjuaga y dejas secar al sol las zapatillas. Por ser el amoníaco un producto con alta concentración, es recomendable usar implementos de protección y en ambiente ventilado.

    ● Borrar con goma de lápiz

    Es una técnica muy sencilla y eficaz para borrar las manchas superficiales, en materiales como cuero, goma u otro tipo de pieles, que no deja residuos.

    Las marca zapatillas , tienen gran tradición por su fabricación y venta, además, por su relación calidad y precio; para lucirlas, es conveniente mantenerlas limpias, haciendo que luzcan siempre impecables.

    Para mantener los calzados blancos, con un tono adecuado, a la hora de limpiarlos, es conveniente usar limpiadores y productos caseros, porque muchos blanqueadores agresivos, tienden a deteriorar los calzados.